Comunicado do Diocesano de Propriá